9.3 C
Buenos Aires
jueves, mayo 19, 2022

BlackRock sufre perdidas multimillonarias

Según el periódico el Diario.es el mayor fondo de inversion del mundo BlackRock, ha perdido algo así como 17.000 millones de dólares, según su responsable Karry Fink

More articles

En el sector financiero a nivel mundial hay una voz más escuchada que el resto. Esa es la de Larry Fink, consejero delegado de BlackRock, la mayor gestora de fondos de inversión del mundo. Sus cartas son muy leídas por los altos ejecutivos de las empresas cotizadas y de los analistas de todo el mundo. Este jueves se ha publicado la última de ellas, que centra en la situación económica abierta por la invasión rusa de Ucrania. Para Fink, este ataque militar ha supuesto “fin a la globalización que hemos vivido durante las últimas tres décadas”. Una globalización que, según él, se confirmó con la caída de la Unión Soviética y el final de la Guerra Fría, precisamente los años en los que nacía este gigante financiero.

“Ya habíamos visto que la conectividad entre naciones, empresas y personas se había tensionado tras dos años de pandemia, dejando a muchas comunidades y personas sintiéndose aisladas, mirando hacia adentro. Creo que eso ha exacerbado la polarización y el comportamiento extremista que estamos viendo en la sociedad actual”, señala en su comunicación a los grandes ejecutivos del sector. La misiva es una reivindicación del poder de los mercados y del sector privado. “Rusia ha quedado esencialmente aislada de los mercados de capitales mundiales, lo que demuestra el compromiso de las principales empresas de operar de manera coherente con los valores fundamentales. Esta ”guerra económica“ muestra lo que podemos lograr cuando las empresas, apoyadas por sus grupos de interés, se unen frente a la violencia y la agresión”, apunta. “Como escribí en mi carta a los directores ejecutivos a principios de este año, el acceso a los mercados de capitales es un privilegio, no un derecho”, añade.

Fink considera que la situación abierta en Ucrania y las sanciones que se han ido aprobando contra Rusia, así como la retirada de multitud de empresas del territorio, provocará que el sector privado reconsiderará su estrategia de producción, acercándola a sus mercados más cercanos o incluso nacionales. Por ello considera que territorios como EEUU, México o el Sudeste Asiático se verán beneficiados. Pero advierte: “una reorientación a gran escala de las cadenas de suministro será intrínsecamente inflacionaria”. “Los salarios no han seguido el mismo ritmo y los consumidores están sintiendo la carga al enfrentarse a salarios reales más bajos, facturas de energía en aumento y costos más altos en las cajas de los supermercados. Esto es especialmente cierto para los trabajadores con salarios más bajos que gastan una mayor proporción de sus salarios en artículos esenciales como gas, electricidad y alimentos”, señala Fink, asociando esta tendencia ya a meses antes de la invasión.

El influyente ejecutivo asegura que su gestora “nunca tuvo inversiones significativas en Rusia” y que únicamente invertían en nombre de los clientes que quería situar su dinero en mercados emergentes o en Rusia. Lo cierto es que recientemente se cifró en unos 17.000 millones de euros las pérdidas que sus distintos fondos expuestos al mercado ruso han sufrido desde el comienzo de año con motivo de la invasión de Ucrania. Si bien, esta es una pequeña porción de una cartera que engloba a varios billones de euros en activos repartidos por todo el mundo. La compañía anunció que suspendía sus operaciones en el país. “Nuestra falta de operaciones en Rusia o una gran exposición nos ha permitido pivotar rápidamente”, asegura la carta.

El consejero delegado de BlackRock ve una segunda derivada de la guerra, además del fin de la globalización tal y como se había visto hasta la fecha. “A medida que las empresas recalibren sus cadenas de suministro globales y que los aliados occidentales reduzcan su dependencia de las materias primas rusas, el sector energético se verá significativamente afectado”, apunta en la carta. “La seguridad energética se ha unido a la transición energética como una de las principales prioridades globales”, enfatiza. Fink considera que a corto plazo se va a “ralentizar” la transición ecológica, ya que los esfuerzos de los mercados de todo el mundo están enfocados en sustituir la dependencia del petróleo y el gas ruso por otros productores.

A largo plazo, sin embargo, defiende que los acontecimientos recientes van a acelerar el cambio hacia fuentes de energía más ecológicas en muchas partes del mundo. “Ya vimos durante la pandemia que una crisis puede actuar como catalizador de la innovación”, argumenta.

“Creo que los acontecimientos recientes acelerarán el cambio hacia fuentes de energía más ecológicas en muchas partes del mundo. Durante la pandemia, vimos cómo una crisis puede actuar como catalizador de la innovación. Empresas, gobiernos y científicos se unieron para desarrollar e implementar vacunas a escala en un tiempo récord. Más que nunca, los países que no tienen sus propias fuentes de energía deberán financiarlas y desarrollarlas, lo que para muchos significará invertir en energía eólica y solar”, afirma el ejecutivo en su extensa carta.

Artículo anteriorDeep House
Artículo siguienteSuprema Corrupcion – Golpe Institucional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Latest